lunes

Otra desaparición, otro cuaderno (noticia extraída de un diario)

Si bien no está directamente relacionado con el diario de mi papá, encontré una noticia que me llamó muchísimo la atención. Una chica de nombre Cecilia Bertolotto desapareció en Córdoba, Argentina, el pasado sábado 23 de mayo. Cien policías la buscan en una zona de las Sierras Cordobesas y según algunas informaciones, misteriosamente los perros rastreadores se desorientan todo el tiempo y no pueden encontrar su rastro. Pero lo más extraño del caso, lo que me hizo querer incluir la nota en este blog, es que los investigadores encontraron un cuaderno de Cecilia en donde había "extrañas anotaciones de corte místico". Si es la primera vez que entrás en Los Secretos del Barrio, te cuento que en este blog llevo adelante una investigación sobre la desaparición de mi papá hace 14 años y un misterioso cuaderno que escribió en su infancia. ¿Estarán ambos casos relacionados? Probablemente no, pero no deja de llamarme la atención... A continuación, la noticia:

Misteriosa desaparición de una joven

Carolina Bertolotto es buscada por policías y bomberos. Es un enigma que comenzó el sábado pasado.


Desde hace dos días, la tranquila ruta provincial 17 se ha convertido en un hervidero de policías, bomberos de los cuarteles de la región, baqueanos y perros rastreadores que buscan afanosamente a la estudiante cordobesa Carolina del Valle Bertolotto (28), desaparecida misteriosamente en la zona el sábado pasado.


Geográficamente, el lugar se ubica en esa ruta provincial, en el lugar denominado "el segundo vado" a 500 metros de una imagen de la Virgen de Lourdes y a cinco kilómetros del cerro El Pajarillo, camino a las grutas de Ongamira, en el marco de una agreste e inhóspita topografía serrana.


Carolina, quien se domicilia en barrio Cofico de Córdoba capital, junto con sus padres, Hugo Bertolotto y Beatriz Giordano, además de sus hermanas de 25 y 17 años, se ausentó rumbo a esta localidad el sábado pasado en horas de la mañana, en un colectivo de línea.


Según pudieron reconstruir los pesquisas policiales hasta el momento, en el marco de las directivas de la fiscal de Instrucción María Alejandra Hillman, la joven arribó a la terminal de Capilla del Monte, y ascendió a un remise que la trasladó hasta el lugar de la desaparición.


La estudiante de Ciencias de la Información (le falta una sola materia y la tesis para recibir el título), dio expresas indicaciones al conductor que pasara a buscarla ese sábado a las 20. Pero no concurrió a ese encuentro.
De ahí en más, todo se sume en el misterio y en el laberinto de las hipótesis, que intentan dilucidar cuáles fueron sus pasos en el intento de ubicar su paradero.

Detrás de sus pasos. La chica había arribado a la zona con la aparente intención, como indicaron sus padres, de fotografiar paisajes y regresar el mismo día por la noche a su hogar cordobés.


Esa tarde del sábado, algunos paseantes en el lugar creen haberla visto aunque curiosamente huyó al verlos, incluso perdiendo su celular en el camino.


Fue justamente el aparato telefónico, al que el sábado por la noche se comunicó su padre preocupado ante el hecho de que no habría regresado a Córdoba. Lo atendió un agente policial del destacamento de Ongamira: fue el principio de la desesperación familiar, desatando la frenética búsqueda que aún se mantiene incluso con un helicóptero policial y una avioneta.

Las pertenencias de Carolina fueron encontradas en la galería de una casa deshabitada de las inmediaciones ("Miski Wayra").

Ahí quedó su mochila y una costosa máquina fotográfica marca Nikon.
Pero el hallazgo tuvo algo más valioso, un cuaderno de apuntes de la joven.

"Todo era místico, como de alguien abstraído de la realidad, hablaba de un encuentro misterioso", confió uno de los investigadores, abrevando una nueva teoría no ajena a la región, que tiene como símbolo el cerro Uritorco con prácticas rituales que rozan lo esotérico."

Los socorristas siguen recorriendo el terreno y no consiguen mayores rastros de la joven. Ayer se cerró la búsqueda en la segunda jornada, sin mayores avances. Hoy, a primera hora, se reanudarán los esfuerzos por encontrar a Carolina.


La desaparición alimenta zozobras a medida que las horas pasan, las noches transcurren y lo agreste del paisaje todo lo domina.


Enigma


Carolina Bertolotto (foto) tiene 28 años y estudia Ciencias de la Información.


Excursión. Según familiares, la joven fue al cerro El Pajarillo a tomar fotografías.


Cuaderno. Además de hallarse su cámara, mochila y celular, se halló un cuaderno en el que hablaba de un "encuentro".


Huida. Testigos dicen que la vieron y que eso motivó su huida.

Link http://www.lavoz.com.ar/09/05/26/secciones/sucesos/nota.asp?nota_id=519839